Oratorios y Centros Juveniles

El oratorio salesiano es la manera como se conoce a la experiencia juvenil educativa e informal, inspirada en el sistema preventivo y en la persona de Don Bosco. Este puede pertenecer o no necesariamente, a una obra salesiana; sin embargo, debe estar inspirado en los valores de la Congregación. Existen diferentes modalidades de oratorios salesianos: desde oratorios diarios a oratorios festivos o de fines de semana. Asimismo, hay oratorios vacacionales, oratorios transitorios y otros de acuerdo a las circunstancias de tiempo y espacio.

Los oratorios han sabido adaptarse a las nuevas situaciones, con modalidades diversas, asumiendo incluso nombres diversos.

El oratorio fue la respuesta pastoral de Don Bosco a las necesidades de los adolescentes y de los jóvenes más necesitados en el cual ofrecía catecismo, sana diversión, la educación elemental y la capacitación en el trabajo para la vida.

En algunos contextos, por “Oratorio” se entiende un programa, festivo o diario, destinado especialmente a los muchachos (niños, adolescentes y jóvenes), abierto a un colectivo amplio, con planteamientos metodológicos que favorecen en su ambiente formas variadas de tiempo libre y de encuentro religioso.

Por “Centro Juvenil” se entiende una estructura destinada sobre todo a los adolescentes y a los jóvenes, abierta a todos, con propuestas diversificadas de crecimiento integral, donde prevalece la metodología de grupo orientada hacia un compromiso humano y cristiano.

Con “Oratorio-Centro Juvenil” se refiere a un ambiente que comprende, al mismo tiempo, tanto la realidad oratoriana abierta como también el compromiso con los jóvenes más maduros (cfr. Const. 28; Reg. 5, 7, 11-12,24; CG21, n.122).

Un oratorio puede estar constituido por diversos espacios o propuesta educativas evangelizadoras como: grupos juveniles (MJS), sacramentos, talleres, patios festivos, etc.

Organización

Para el funcionamiento adecuado de los Oratorios – Centros Juveniles existen cuatro zonas:

a) Zona Centro: Quito, Cumbayá.
b) Zona Norte: Cayambe, Ibarra, Esmeraldas.
c) Zona Austro y misiones: Riobamba, Cuenca, Misiones Amazónicas y Andinas.
d) Zona Costa: Guayaquil, Machala, Manta, Zaruma.

Se cuenta con una estructura nacional (gráfico) que permite llevar adelante las actividades planteadas para el acompañamiento y animación de cada uno de los oratorios.

Asimismo, existe una Coordinación Nacional elegida e integrada por los mismos jóvenes.

Estadísticas

Contacto

Oratorios – página