Nuestra Historia

Diseño sin título (8)

Veintinueve años después de constituida la Congregación, los primeros salesianos llegaron el 28 de enero de 1888 a Quito. Su arribo al país fue posible por la gestión de José María Plácido Camaño, presidente de aquel entonces, quien tuvo conocimiento de la gran labor realizada en Argentina por la Congregación.

El Gobierno ecuatoriano entregó el Protectorado Católico a los Salesianos, subsidiando su actividad. Los resultados obtenidos en seguida fueron satisfactorios, tanto para el Presidente y los Ministros de Estado, como para el pueblo de Quito.

Poco tiempo después, el 18 de febrero de 1888, empezó a funcionar el Oratorio festivo destinado a dar esparcimiento a los niños pobres de la ciudad e impartirles el adoctrinamiento cristiano.

A partir del 15 de abril de ese mismo año, los Salesianos empezaron a dar clases y enseñar en los talleres del Protectorado, con los primeros niños procedentes de los hospicios.

El Congreso Nacional decretó, el mismo año de la llegada de los Salesianos, que hicieran dos fundaciones nuevas: una en Riobamba en 1890 y otra en Cuenca en 1893En ambas ciudades se mantuvo la misma actividad que en Quito; sin embargo, la casa de Cuenca, establecida con el auspicio del presidente Luis Cordero y del fundador de la Congregación de Padre Oblatos, padre José Julio Ma. Matovelle, llegó a destacar más porque se convirtió en el centro de expansión misionera de los Salesianos hacia la Amazonia y el Austro del Ecuador. 

El 8 de febrero de 1893, por petición del Gobierno nacional, el Papa León XIII erigió el Vicarito Apostólico de Méndez y Gualaquiza, encomendándolo a los Salesianos. Entonces, desde Cuenca, partió un grupo de religiosos motivados por el espíritu misionero y establecieron contactos en Gualaceo y Sígsig donde fundaron casas-posada para apoyo de los misioneros que partirían a tierras amazónicas. 

El 30 de agosto de 1896 se dio inicio al Instituto Don Bosco, ubicado en el barrio La Tola, que es la primera obra salesiana propia en el Ecuador. Posteriormente, se fundaron obras en otras ciudades del país: Guayaquil (1902), Indanza (1914), Méndez (1915), Macas (1924), Manabí (1927), Sucúa (1931) y Limón (1936).

Desde 1888, las obras educativas y apostólicas se han multiplicado en todo el Ecuador, insertándose en los diversos grupos sociales, con el fin de responder a las necesidades de los jóvenes, especialmente de los más pobres, a través de una educación de calidad, basaba en el Sistema Preventivo e inspirada en los valores del Evangelio, con el fin de formar «honrados ciudadanos y buenos cristianos».

Archivo Histórico Salesiano

El Archivo Histórico, parte de la Secretaría de la Sociedad Salesiana en el Ecuador, tiene la misión de conservar, cuidar y difundir la memoria histórica de la acción educativa pastoral salesiana en el país. Tiene a disposición de la Inspectoría y de la sociedad, los fondos: documental, fotográfico, audiovisual y sonoro, además, la biblioteca especializada salesiana, la hemeroteca y una área de investigación.

- Fondo documental:

Contiene información desde 1888 al 2023 dividido en dos secciones: Inspectoría y Vicariato Apostólico de Méndez, los mismos que presentan: crónicas, manuscritos, mapas, recortes de periódicos de las casas y obras salesianas abiertas y cerradas.

– Fondo fotográfico:

Hace parte de este fondo 23.000 fotografías que tratan sobre la presencia salesiana en la Sierra, Costa y Amazonía, digitalizadas y expuestas en cuatro periodos cronológicos, a partir de 1888 al 2009.

– Biblioteca especializada salesiana:

Conserva más de 3000 títulos, las publicaciones muestran la presencia de los salesianos y sus escritos.

– Hemeroteca:

Guarda las publicaciones periódicas relacionadas al mundo salesiano, desde 1887.

Contacto

Nuestra historia