Formación de Salesianos

La vocación salesiana es un don de Dios radicado en el Bautismo. Es la llamada a ser, como Don Bosco, discípulos de Cristo y a formar comunidades que testimonian a los jóvenes su amor de Buen Pastor. «Respondemos a esta llamada con el esfuerzo de una formación adecuada y continua para la que el Señor nos da a diario su gracia». En una fiel respuesta a la vocación el salesiano encuentra el camino de su plena realización en Cristo y su itinerario de santificación.

La formación es acoger con alegría el don de la vocación y hacerlo real en cada momento y situación de la existencia. La formación es una gracia del Espíritu, una actitud personal, una pedagogía de vida.

Como para Don Bosco en los primeros tiempos, así también hoy para la Congregación y para cada salesiano, la identificación con el carisma y el compromiso de fidelidad al mismo, es decir la formación, constituyen una prioridad absolutamente vital.

Formación inicial

Es aquella específica para aquellas personas que quieran realizar un discernimiento en miras a la vida consagrada salesiana. Tiene como objetivo la maduración humana y la preparación intelectual de la persona, junto con la profundización de su vida consagrada y la incorporación gradual al trabajo educativo-pastoral de la misión. Las etapas de esta formación son las siguientes:

Formación permanente

Los salesianos consagrados, al concluir las etapas de la formación inicial, continúan capacitándose a la par de los laicos. La vida y la misión nos mueven a desarrollar la capacidad de la mente y del corazón para dejarnos educar por la vida y a lo largo de toda la vida.

Entendemos que la formación permanente incluye la dimensión intelectual y afectiva, la vida oración, la capacidad de escucha, la observación aguda, la reflexión vital y la evaluación manteniendo una actitud integradora de los diferentes elementos formativos.

Contacto

Formación de Laicos

Desde hace más de 24 de años, la Inspectoría Salesiana “Sagrado Corazón de Jesús”, siendo fiel a la tarea apostólica de Don Bosco, ha ofrecido programas de formación, expresados en las siguientes experiencias formativas:

Ofrecemos un programa de formación que promueve la Espiritualidad Juvenil Salesiana mediante la participación de salesianos y seglares siendo corresponsables con la misión.

Acogiendo la propuesta del CG XXIV que reflexiona sobre “Salesianos y Seglares”, ve la necesidad de promover un camino de formación en común, la misión, la inculturación, el diálogo y la comunicación exigen un nuevo estilo de formación, para afrontar el contexto que nos rodea, responder a los jóvenes y ser corresponsables con los seglares. (Art. 55) 

En el 2015 se realizó la evaluación a la metodología utilizada anteriormente y a partir del 2016 se implementó la modalidad b-learning: virtual con acompañamiento presencial, a través del uso de la plataforma de aprendizaje Moodle usando la metodología de Formación Basada en Competencias y el Método Experiencial. 

Contacto

Formación