Animación Vocacional

La pastoral vocacional se enfoca en todas las vocaciones y es dinámica porque responde a las necesidades de los jóvenes y ofrece espacios para compartir la fe con ellos. Son obras en las que SDB y laicos se centran en las necesidades de las personas, comparten la misma dignidad entre las diferentes vocaciones, participan en la renovación de la misión y están dispuestos a crear una auténtica cultura vocacional. Como en la parábola, “unas (dieron) cien, otras sesenta, otras treinta” (Mt. 13, 8).

La “cultura vocacional” en la Pastoral Juvenil quiere decir que promovemos una experiencia cristiana que lleve a sintonizar con el deseo de Dios para la juventud. Ello implica ofrecer criterios y condiciones que orienten a vivir la vida como una respuesta a la voluntad de Dios.

El proceso vocacional

Experiencias de la animación vocacional

A nivel local:

  • Convivencias y retiros vocacionales
  • Semana Vocacional (Sierra-Oriente y Costa)
  • Jornada de Oración por las Vocaciones (4º domingo de Pascua)
  • Ferias vocacionales
  • Formación en acompañamiento espiritual y discernimiento vocacional
  • Formación en Proyecto Personal de Vida (PPV)

A nivel inspectorial:

  • Campamento vocacional “Peregrinando con Jesús”
  • Encuentros de animadores vocacionales
  • Convivencia vocacional mensual

Helado Vocacional

  • Iniciativa producida para conectar con los jóvenes, cuyo objetivo principal es hablar sobre la vocación religiosa y laical en un formato ameno. 

"En la familia de Don Bosco hay un lugar para ti"

Los Salesianos de Don Bosco somos una congregación de religiosos pertenecientes a la Iglesia Católica, fundados por San Juan Bosco. Nuestra congregación está formada por salesianos sacerdotes y coadjutores (hermanos), que con un estilo específico de vida nos proponemos realizar el proyecto apostólico de nuestro fundador:

“Ser en la Iglesia signos y portadores del amor de Dios a los jóvenes sobre todo los más pobres” (Const. 2)

¡Dios te está buscando a TI!

La Iglesia de hoy necesita también de la vocación del salesiano consagrado. El discernimiento es una tarea espiritual iluminada por la esperanza de conocer la voluntad de Dios; es tarea humilde, pues implica la conciencia de no saber, pero expresa el coraje de la búsqueda, de mirar y caminar hacia adelante, liberados de ese miedo al futuro que ancla en el pasado y que nace de la presunción de saberlo ya todo. (García, 2022)


Contacto

Animación Vocacional – página